Condenado a 2 años de cárcel y 180.000 euros tras salvar a una mujer que pateaban en la cabeza

El joven malagueño que auxilió a una mujer que estaba siendo atracada y tiene que ir a la cárcel. No puede pagar la indemnización. La sentencia es firme.

A las 07:45 horas del 8 de febrero de 2.015, Borja ve a María Jesús. Dos desalmados, Pedro Toro Timeo e Isabel Cano, delincuentes habituales, la golpeaban sin parar. Le roban el bolso a María Jesús. Borja no puede evitarlo, no mira hacia otro lado, y va corriendo a por Pedro Toro. Son de la misma estatura, cerca del metro ochenta ambos. Pedro es más grueso, con más envergadura y está envalentonado por la cocaína que lleva en el cuerpo.

Borja, de tan solo 22 años, logra pillarle. El caco, de 41, le intenta golpear. El veinteañero, más rápido y atlético, le esquiva, le da un par de puñetazos y recupera el bolso. Regresa con María Jesús -su única preocupación era si estaba malherida-, la había dejado acompañada con las dos chicas con quienes él volvía de su trabajo. Los tres la arroparon hasta su destino, para protegerla por si los rateros quisieran vengarse. María Jesús, sobre su ángel: «Le agradeceré toda la vida».

Pero, como en las tragedias griegas, el delincuente cae mal. Pasa dos días en coma. Muere… Tras una investigación policial y judicial, esta semana se conoce la sentencia, la más cruel posible para el altruista Borja: dos años de cárcel efectiva y 178.000 euros de indemnización a las hijas de Pedro, a quienes el padre había dejado de lado por una vida perdida por la delincuencia y las drogas.

El chico que, en cualquier otra circunstancia sería un héroe condecorado, ingresará pronto en la cárcel -irremediablemente- por homicidio imprudente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.